Augusta Foss de Heindel

sábado, 4 de febrero de 2017

El papel del mal en el mundo


EL PAPEL DEL MAL EN EL MUNDO
Por Augusta Foss de Heindel

Es evidente el valor de la discordia en la música y también el papel correspondiente de la maldad en el mundo, es decir, el hacer resaltar por contraste la belleza y la armonía del bien. Así, pues, puede parecer a simple vista como si el mal aparente hubiese sido designado por Dios, el Autor y Arquitecto de nuestro sistema y por lo tanto, como si El fuese responsable de todo el dolor y sufrimiento que la humanidad soporta. Sin embargo, no es esta la cuestión.

La Biblia dice en verdad que Elohim por medio de sus agentes: “Vio que el mundo estaba bien” una vez que su labor hubo acabado. Nuestros libros Concepto Rosacruz del Cosmos y Cristianismo Rosacruz, explican muy detalladamente la historia de la Biblia, de cómo el mal aparente vino a nosotros por medio de los Espíritus de Lucifer y una vez manifestado, las fuerzas que sirven al bien lo utilizaron para que tuviera una finalidad benéfica y para aspirar a un bien más elevado que no hubiera sido posible sin ese factor.

En la última parte de la Epoca Lemúrica y en los primeros tiempos de los Atlantes, el hombre era puro e inocente, el dócil pupilo de los ángeles guardianes que guiaron todos sus pasos hacia el sendero del desarrollo. El hombre no tenía razón todavía, puesto que no era necesario, ya que solo había un camino a seguir y en consecuencia, no había nada que elegir en tal estado.

Los Señores de Venus fueron enviados para estimular la bondad, el amor y la devoción y si no hubieran tomado parte aquellos elementos perturbadores, los Luciferes, la Tierra hubiera continuado siendo un paraíso y el hombre habría sido como una flor bellísima de él. El dolor, la tristeza y la enfermedad no se hubieran conocido y bajo el régimen de los Angeles lunares y de los Señores de Venus, el hombre se hubiera desarrollado bueno y sabio en forma automática., por la sencilla razón de que no hubiera tenido que hacer frente a ningún tipo de alternativas. Cuando los Espíritus de Lucifer le abrieron los ojos hacia el otro lado y los Señores de Mercurio impulsaron la razón para que por ella se guiara, se hizo potencialmente superior y como requisito indispensable de todos aquellos que siguen el sendero en espiral de la evolución.

Equipado con las facultades de la elección y raciocinio, es propio de la prerrogativa gloriosa del hombre el hecho de elevarse a si mismo hasta el pináculo de la mayor perfección posible en este esquema evolutivo. Por lo tanto, el Cristo dijo: “Aquel que ha creído en mi, las cosas que yo hago las hará él también y mayores aún que estas hará.”

Aprendamos del mito de Fausto a seguir los pasos de nuestros preceptores empleando ese aparente mal para llevar a cabo un gran bien; aprendamos a no domeñar el mal por el mal, sino el hacernos superiores a él y transmutarlo en bien. Existe un viejo proverbio que dice “Aquello que es, es lo mejor.” Si esto fuera verdad no habría incentivo para luchar por algo superior, mejor o mayor. Las palabras del Salvador nos estimulan para que sigamos adelante y las leyendas como las del mito de Fausto, nos enseñan como utilizar las fuerzas destructoras y subversivas en apariencia.

A aquel que mucho le es dado, le será exigido mucho. Los estudiantes de la Fraternidad Rosacruz que reciben las enseñanzas de la Sabiduría Occidental, están especialmente capacitados para hacer los mayores sacrificios. Que podamos esforzarnos con todas nuestras fuerzas para vivir la vida de tan gran privilegio.-

Suyos en el Servicio de la humanidad

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

Agradecemos al Sr. Raúl Sasia, por este aporte

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario